tintinologo.com El rincón del Tintinólogo
 
 
Inicio
Hergé,Georges Remí
Los personajes
Álbumes y demás
Museo Curiosidades
Juega con Tintín
La Línea Clara
Cronograma
Enlaces de interés
Contactar
Libro de visitas
 
Las fuentes de inspiración

Siem
pre me he preguntado qué rayos podría tener Hergé en su cabeza a la hora de confeccionar una de sus aventuras. Tratamos, en definitiva, de explicar que influencia, pensamiento e inspiración llevaron a Hergé a dibujar lo que dibujó.

De las ilustraciones del National Geographic hasta los hermanos Marx existe todo un muestrario de "posibles" influencias en el trabajo gráfico y literario de Hergé. Algunas veces, los lectores de cómics reaccionan con indignación cuando descubren que esas pequeñas piezas de arte han sido copiadas de ciertas fotografías, o que ha surgido de algo más que de la genial imaginación de su dibujante. Casi puede interpretarse "como un engaño". La misma reacción puede experimentarse si, por ejemplo, el mismo dibujo se utiliza en diferentes viñetas en diferentes tamaños. Al final el lector siempre se pregunta porqué el caricaturista no se ha tomado el trabajo de redibujar el objeto desde tres o cuatro ángulos diferentes.

Es algo parecido a la famosa frase de Sherlock Holmes, cuando los inspectores de Scotland Yard le preguntan cómo llegó a tal o cual conclusión: "es simple"... contesta. Su simplicidad viene de analizar el problema desde diferentes puntos de vista, y no reducirlo o magnificarlo.

Probablemente, los escritores de cómics deberían usar el método de Holmes para mantener viva la ilusión del lector. En esta línea, el trabajo de un artista ha de ser juzgado como un todo completo. En primer lugar, un cómic es ante todo un cuento, y cada una de las piezas entran a formar parte de un todo global, no deben nunca ser juzgadas o criticadas por separado. Una viñeta perteneciente a un cómic no debe, por lo tanto, ser criticada como un cuadro, esto es, de forma individual.

Presentamos algunas de las fuentes de inspiración de Hergé, como ejemplo de lo expuesto anteriormente, donde no se trata de reproducir o copiar, se trata de adaptar una serie de ideas bajo el prisma de un artista que, gracias a su talento, supo conseguir una obra de arte en cada cómic que dibujó:

La National Geographic Society:

Hergé
estuvo suscrito de por vida a la revista National Geographic, que junto con los libros de viaje ilustrados, ha sido una de sus principales fuentes de inspiración.

De entre la multitud de ejemplos que podrían enumerarse, vamos a ilustrar una breve muestra de ellos que en absoluto pretenden ser los más representativos:


"El Templo del Sol"
Tope de la página

En el cincuenta aniversario de la revista danesa Runepress, publicada en 1979, Hergé declara que había utilizado algunos dibujos a color de un indio Inca extraídos de una revista de geografía. Aquella revista era ni más ni menos que el número de febrero de 1938 del National Geographic. En aquél número cierto artista llamado H.M. Herget había realizado una docena de dibujos a acuarela que habrían sido, sin ninguna duda, la inspiración de personajes y paisajes incas en el álbum "El Templo del Sol".

National Geographic, febrero 1938
Inca ofreciendo sacrificio, acuarela de M.Herget
Álbum "El Templo del Sol", página 60, El rey Inca deshace el maleficio

"El Tesoro de Rackham el Rojo"
Tope de la página

Es evidente que Hergé era lector habitual del National Geographic durante los años 30. En el número de septiembre de 1938, aparece un reportaje sobre expediciones submarinas, muy parecida a la vivida por Tintín en "El Tesoro de Rackham el Rojo". En efecto, en las ilustraciones aparecen las operaciones de inmersión de un buzo, dotado de una pesada escafandra, así como imágenes de personas escrutando el fondo del mar a través de unos binoculares; las mismas escenas aparecen en el álbum.

National Geographic, septiembre 1938
Equipo de buzo con sistema de aire forzado
Álbum "El Tesoro de Rakhma el Rojo", página 39, Tintín se dispone a sumergirse

"Tintín en el País del Oro Negro"
Tope de la página

En diciembre de 1938, el National Geographic realizó un reportaje sobre el conflicto árabe-judío en Palestina, entonces ocupada por los británicos.

Un año más tarde, comenzaba a publicarse el álbum en Le Petit Vingtiéme. Abdallah, el hijo del Emir en la aventura, estaba inspirado en un personaje real, el pequeño rey de Iraq de seis años de edad, Faisal II.


En una foto de prensa, publicada en el número de agosto de 1941 del National Geographic, está retratado el pequeño rey, y su parecido con Abdallah es evidente. La elaboración del álbum se vió interrumpida por la guerra, y no se terminaría hasta 1949.

A modo de curiosidad añadida, probablemente se trate del álbum que más avatares ha sufrido en su concepción definitiva, interrumpido por la guerra en 1941, retomado en 1948, remodelado en color en 1950 y reescrito en 1971 a petición de los editores ingleses, al objeto de eliminar referencias hacia fechas concretas de la década de los treinta sobre el confilicto en la, por entonces, Palestina británica...


El padre de Abdallah, el emir
Mohammed Ben Kalish Ezab también está basado en el rey Saud de Arabia Saudita (1902-1969):

National Geographic,
agosto 1941

El pequeño Faisal II
El pequeño y travieso
Abdallah
El emir Mohammed
Ben Kalish Ezab
El rey Saud
de Arabia Saudita


El humor de los hermanos Marx:
Tope de la página

Las películas de los hermanos Marx son otro punto de referencia en el trabajo de Hergé.

Vamos a poner tres ejemplos de como ese humor sencillo y absurdo, practicado especialmente por el genial Harpo, se ve reflejado en las páginas de Tintín.


En la película "Plumas de Caballo" (1932), los hermanos Marx recalan en una universidad americana. Durante la final del campeonato de fútbol americano, Harpo se dedica a arrojar cáscaras de plátano debajo de los pies de los jugadores rivales, uno de ellos hace lo mismo con Harpo quien, de forma poco ortodoxa, marca un "touch-down". Esa misma escena, fotograma a fotograma se repite en "Los cigarros del Faraón", cuando Tintín es arrestado por la policía india en la estación de trenes.

Escena de los Cigarros del Faraón, página 49

Otro ejemplo lo encontramos en "Sopa de Ganso" (1933). Fridonia está en guerra con Sylvania, donde Harpo es enviado para ayudarlos. En una escena se ve atrapado en la explosión de un depósito de municiones, al igual que "Tintín en el país del Oro Negro".
Tope de la página

Harpo atrapado entre fuegos artificiales,
Sopa de Ganso (1933)
Tintín atrapado entre fuegos artificiales
Tintín en el país del oro negro (1941), pág 53

En "Una noche en la ópera", los hermanos Marx están escondidos como polizones en un barco, por el que tratan de escapar a través del respiradero de vapor hasta la cubierta, esquivando a tres oponentes que duermen. La escena recuerda mucho a la que vive Tintín al intentar escapar del barco Karaboudjan, a través del "ojo de buey" del camarote del capitán Haddock.

Una noche en la ópera, 1935 El cangrejo de las pinzas de oro, pág. 15

Charles Chaplin y sus contemporáneos:
Tope de la página

En 1925, Chaplin rueda su tan celebrada película "La quimera del oro". Una pareja de buscadores de oro pasan ciertas calamidades abrumados por el frío y la falta de alimentos. La situación es tan angustiosa, que tanto Charlot como su acompañante están al borde de la muerte. El hambre hace que la mente del buscador de oro transforme a Charlot en un gran pollo, y le persigue alrededor de la cabaña con intención de dar cuenta de él.

La misma escena se repite en el "El cangrejo de las pinzas de oro". Tintín y Haddock se ven perdidos en el desierto del Sáhara. Extenuados y deshidratados caen al suelo entre alucinaciones. En una de ellas, Haddock ve transformarse a Tintín en una gran botella de whisky, que trata de descorchar a toda costa.




Charlot convertido en un gigantesco pollo a los ojos de su hambriento compañero
La quimera del oro, 1925
Tintín a punto de ser "descorchado" en pleno delirium tremens del recién conocido Haddock, que será su infatigable compañero de aventuras
El cangrejo de las pinzas de oro, 19
41, pág.32

El "gag" usado por Hergé es idéntico al de Chaplin, si bien en esta ocasión es adaptado a las inclinaciones particulares del capitán, que en ese momento aún estaba en período de construcción como personaje.

En general, el cine mudo fue una gran fuente de inspiración para Hergé, en sus comienzos, las aventuras de Tintín tienen muchas similitudes a las vividas por estrellas como Harry Langdon, Buster Keaton, Tom Mix, Rodolfo Valentino y Douglas Fairbanks.

Otras fuentes de inspiración:
Tope de la página

Hergé ha sido comparado innumerables veces con Julio Verne. Las aventuras de los dos genios son el sueño hecho realidad de un niño que ha visto miles de veces las páginas de su manoseado atlas. Sin embargo, Hergé negó en varias entrevistas tener alguna influencia de Verne.

Llevar a Tintín a China, Asia, África, América del Sur o Australia, servía para dotar a la aventura principal de una mayor riqueza. Los decorados -que ganaron mucho con la aplicación del color- permiten que el lector se meta más en la trama. "El Templo del Sol" y "Tintín en el Tíbet" son dos de las mejores muestras de la serie sobre la importancia del escenario en el cómic.


Los coloridos paisajes de los indios y la magnificencia de las montañas heladas dominan y condicionan todas las páginas. Hergé, y sobre todo sus colaboradores E.P. Jacobs y Bob de Moor, plasmaron de forma impecable los paisajes de Suiza ("El Asunto Tornasol") y la calles de ciudades a las que cambiaron el nombre y situaron en los países imaginarios de Borduria y Sildavia.
Tope de la página

Para llevar a cabo sus travesías, Tintín se valió de una gran cantidad de vehículos. Trenes, aviones y automóviles están perfectamente reproducidos en las viñetas, pero son los barcos los que más detalle merecen.

Desde que fue criticado por el dibujo del Aurora ("La estrella Misteriosa"), Hergé utilizó siempre maquetas y fotografías para conseguir un mayor realismo.

Otro tipo de objetos tan poco están exentos del realismo que Hergé siempre quiso imprimir en sus narraciones, desde los más insignificantes como la canoa en la que Tintín transportado por la selva amazónica en la portada de "La oreja rota" hasta el propio cohete lunar, cuya maqueta mandó construir para no perder los detalles y la coherencia de su estructura en las diferentes viñetas.

También las casas y las villas de los personajes de sus aventuras, los inventos del Profesol Tornasol, estatuillas, fetiches, adornos... En fin, cualquier detalle, por nimio que parezca, obedece a un realismo perfeccionista inspirado en multitud de libros, revistas y fotografías:


Foto que sirvió como modelo para la portada del álbum "La oreja rota", 1938

En "Las siete bolas de cristal" vemos un ejemplo de la colaboración iniciada por Edgar Pierre Jacobs con Hergé. Esta villa sirvió para la escena cumbre del álbum. Jacobs se encargó de darle el terrible aspecto que muestra en la aventura.

La casa bruselense en la cual se inspiró Hergé para creer la villa del profesor Hipólito Bergamotte

En "El tesoro de Rackham el Rojo", Hergé se interesó por algunos submarinos que le sirvieran a su héroe para sumergirse en busca del preciado tesoro. El de la aventura fue inventado por el propio Profesor Tornasol.


Foto del submarino americano que sirvió de modelo para el invento del Profesor

El fetiche urumbaya, protagonista de "La oreja rota" tuvo también su original, si bien éste no tenía rota su oreja.

Estatuilla precolombina que sirvió de modelo a la dibujada por Hergé

En "Objetivo: la Luna", Tornasol y su equipo, encabezado por el ingeniero Wolf crea un cohete para viajar a la Luna. Hergé tomó como modelo el cohete V2 alemán, diseñado en los años cuarenta como arma de guerra.
Tope de la página

El parecido entre ambos cohetes es extraordinario

Varios relieves y objetos descubiertos en Perú, fueron usadas por Hergé para ambientar el salón del trono de "El Templo del Sol". En esta ocasión se basó en las ilustraciones del libro "Pérou et Bolivie", de Charles Wiener publicado en 1880.

Podemos contemplar la portada del citado libro, con un par de las ilustraciones en las que se basó el dibujante para decorar el ambiente inca, usando detalles reales extraídos del Wiener.

El dibujo de la derecha, que decora el cierre del álbum "El Templo del Sol", lleva la firma del maestro y es la copia exacta de una de las ilustraciones del libro de Charles Wiener.


Esta vez no sólo le inspiró, sino que fue literalmente copiada.
Nimios detalles son representados con pleno realismo


Retroceder a la página anterior Avanzar a la siguiente página
 
   
Mapa del sitio Copyright © 2011-2017 tintinologo.com