tintinologo.com El rincón del Tintinólogo
 
 
Inicio
Hergé,George Remí
Los personajes
Álbumes y demás
Museo Curiosidades
Juega con Tintín
La Línea Clara
Cronograma
Enlaces de interés
Contactar
Libro de visitas
 
De los lugares y países "tintinescos"

Si hay algo que siempre me ha llamado la atención en la aventuras de Tintín es esa incansable forma de viajar a través del mundo del joven reportero. Si bien es cierto que nuestro héroe ha recorrido medio mundo visitando países reales, me entretiene sobremanera observar, analizar y estudiar esos otros paises ficticios y lugares llenos de personalidad, magia y matices, surgidos de la imaginación del maestro Hergé.
 


Calle del Labrador, 26


Aquí se sitúa el pequeño y más sobrio de los hogares de los modernos héroes del cómic. Este será el lugar donde reside Tintín hasta su definitivo traslado al castillo de Moulinsart.

El misterio que envuelve a la calle, es el de saber en qué ciudad está exactamente situada.

Observando la calle, sus gentes y los uniformes de policía, se diría que se trata de una ciudad europea de gran tamaño. La incógnita queda resuelta en "Tintín en el Tíbet", donde Tchang escribe una nota en chino que dice: "Hong-Kong. Tchang-Tchong Jen; para Monsieur Tintin, Bruselas (Bélgica)".


El Castillo de Moulinsart


Situado en una pequeña localidad de la Europa occidental (probablemente Valonia), Moulinsart es la residencia oficial de nuestros héroes. Visiblemente inspirado en los castillos franceses de orillas del Loira, es la viva imagen del castillo de Cheverny.

Sin ser excesivamente pretencioso, da la sensación de ser más que un castillo una pequeña villa. Su nombre nace de un juego de sílabas proveniente de una pequeña ciudad belga llamada Sart-Moulin.


A partir del álbum "El secreto del Unicornio", se convierte en un protagonista más de las aventuras de Tintín, siendo su momento de máximo protagonismo en "Las joyas de la Castafiore", cuya acción se desarrolla íntegramente en el castillo y alrededores.

A partir de este excepcional y brillante álbum, muchos lugares relacionados con Moulinsart quedarán para siempre en el recuerdo de los tintinófilos. Quién no se acuerda de los cruces de teléfono con la carnicería "Sanzot", la aseguradora "Mondass", el pequeño puesto de la gendarmería o al señor Isidore Boullu, el marmolista encargado de arreglar las escaleras por las que Haddock
nunca deja de resbalar.


Syldavia
Tope de la página

Syldavia es un pequeño estado de la Europa oriental, conocido como el "El Reino del Pelícano Negro". Su territorio está integrado por dos grandes valles: el del río Wladir y el de su afluente Moltus, confluyendo ambos en Klow, la capital del país.

Desde el siglo XII, los conflictos con sus vecinos (Borduria) han sido incesantes. Ya en 1195, y aprovechando la debilidad del rey Muskar II, los sildavos padecieron el yugo bordurio durante casi un siglo.

Pero el verdadero fundador de la patria sildava es sin duda, Ottokar IV, que accede al trono en 1360. A pesar de revitalizar y modernizar el país, y de ser un rey muy querido por su pueblo, aún quedaban algunos nobles con pretensiones al trono, como era el caso del Barón Staszrvich, cuyas tierras habían sido sojuzgadas por el rey.

Precisamente
este episodio es el origen de la leyenda del Cetro Real. El rey, viéndose acosado por
el Barón, le asestó un golpe en la cabeza usando su única arma, el cetro. Tanto fue su agradecimiento al símbolo real que, desde entonces y año tras año, el día de San Wladimiro, los sucesores de Ottokar IV recorren las calles de la capital en medio de una pompa fastuosa, mostrando el cetro, sin el cual, hubieran perdido todos sus derechos a la corona.

Como se puede comprobar, Hergé establece el tándem Syldavia-Borduria a imagen y semejanza de los conflictos europeos de la época. De igual modo que Austria fue invadida por los nazis, Syldavia es víctima de una de las muchas intrigas bordurias.

Otro paralelimso que podemos establecer es considerar a Syldavia similar a Polonia, sobre todo en su arquitectura y lenguaje. Algunos elementos históricos, sin embargo, nos recuerdan más a Rumania.

Syldavia también puede ser, por tanto, según la época en la que se mire, una semblanza de la Europa más oriental, siempre vigilada y observada por los países del "otro lado del telón de acero".

San Teodoro
Tope de la página

San Teodoro es una pequeña república de América del Sur, atravesada de parte a parte por el río Badurayal. Habitada en sus regiones más recónditas por los indios Urumbayas, alcanzó su mayor esplendor en la era precolombina, cuyos vestigios quedan de manifiesto en la pirámide de Trenxcoatl.

San Teodoro
alcanzó su independencia de la corona española en el siglo XIX, de la mano del General Olívaro.


La inestabilidad política de la región se pone de manifiesto en las luchas establecidas por dos generales rivales: Alcázar y Tapioca. Tanto es así, que su capital (Las Dopicos) cambia constantemente de nombre según quien de ellos gobierne. Así, tan pronto se llama Tapiocápolis como Alcazarápolis.


Siendo Tintín ayudante de campo del General Alcázar en "La oreja rota", San Teodoros declara la guerra a sus vecinos de Nuevo Rico por el control de la región petrolífera del Gran Chapo. El General Tapioca está permanentemente financiado por el régimen bordurio de Pleksy-Gladz, mientras que en la actualidad ("Tintín y los Pícaros") y gracias al apoyo económico de la International Banana Company, Alcázar se mantiene en el poder, no sin cierta oposición interna.

Pues bien, de 1932 a 1935 la guerra del Chaco enfrentó a Bolivia y Paraguay. Las Dopicos, guarda muchos paralelismos con La Paz en Bolivia, mientras que Sanfación, la capital de Nuevo Rico, recuerda hasta el nombre de Asunción, la capital de Paraguay. Y como no, el general Olívaro es una sugestiva imitación del general Bolívar, pionero de la independencia Americana.


Borduria
Tope de la página

Eternos enemigos de sus vecinos sildavos, Borduria tiene en su capital Szohôd, el centro burocrático del país. El país ocupó Sildavia desde 1195 a 1275, justo hasta la liberación del Barón Almazout.

País de tinte fascista, tiene como cabeza visible a su dictador Pleksy-Gladz, y como brazo ejecutor a su policía secreta, la temible Zep.

Son muchos los episodios oscuros protagonizados por los bordurios. En "El cetro de Ottokar", hacen un serio intento por robar el cetro real; en "Objetivo: la Luna", tratan por todos los medios de hacerse con el cohete de Tornasol; pero es en "El asunto Tornasol" donde despliegan todas sus intrigas para utilizar con fines bélicos el emisor de ultrasonidos del profesor.

Hergé plantea la pareja Sildavia-Borduria como dos pequeños países del Este de Europa, siempre enfrentados. Sildavia es el país occidental, acosado por la esfera del Este en unas ocasiones o por el afán expansionista en otras. Borduria podría ser desde la Alemania Nazi, a los más estrictos países de la esfera comunista.

De hecho, cuando Borduria trata de desestabilizar a Sildavia en "El Cetro de Ottokar", es gracias a la ayuda de un tal Müstler, cuyo nombre resulta de la fusión entre Mussolini y Hitler.

El resto de la suposición lo completan los uniformes, símbolos, armamento; así como sus formas de operar y sus tácticas para tomar el poder.



El Khemed
Tope de la página

Este pequeño emirato árabe, se encuentra situado en algún lugar de la península arábiga, a las riveras del Mar Rojo. Regido por el emir Ben Kalish Ezab, tiene en la ciudad de Wadesdah su centro neurálgico.

Rico en petróleo el puerto de Khemkhâh es uno de los que sostiene mayor comercio de crudo de la región. El emir tiene una fuerte oposición guerrillera encabezada por el rebelde Bad El Ehr.

Hergé encuentra en el Khemed un escenario ideal tanto para situar los conflictos comerciales entre las grandes compañías petrolíferas en el "El país del Oro Negro", como en el tráfico de esclavos en "Stock de Coque".


Retroceder a la página anterior Avanzar a la siguiente página
 
   
Mapa del sitio Copyright © 2011-2017 tintinologo.com